viernes, 20 de marzo de 2015

Bizcocho de yogur y almendra, con manzana y canela

Siempre me han mosqueado los anuncios de productos supuestamente mejorados. Pongamos por caso un detergente que ahora, gracias a las últimas investigaciones, consigue un "blanco auténtico". ¿Me está diciendo el fabricante que todos estos años he vivido engañado, dejando la ropa con un grisáceo blanco que ni es blanco ni es nada? No me digáis que no es un poco para mosquearse.

Sin embargo, hoy, en El Tio Pep, vamos a hacer un poco lo mismo. Veréis, una de las primeras recetas que publicamos en nuestro blog fue la del bizcocho 1,2,3, ese gran clásico que se hace con yogur y utiliza las medidas del vaso del mismo para el resto de ingredientes. Si ya era fácil y solvente en origen, desde entonces hasta aquí algo más de experiencia bizcochera hemos acumulado y hemos ido reconociendo errores y cambiando algunas proporciones e ingredientes que lo han dejado niquelao. No se parece mucho al original, pero está de muerte. Así pues, hoy el bizcocho de El Tio Pep, fórmula mejorada. Os dejamos al final de la receta, además, algunos consejillos que a nosotros nos ayudan mucho. En resumen, hacer un bizcocho es tan fácil como freír un huevo. Cinco minutos de mezclar ingredientes y media hora de horno (que trabaja solo), así que no hay excusa para ponerse.




Bizcocho de yogur y almendra, con manzana y canela:

Ingredientes:

1 yogur natural
4 huevos de gallinas felices (3 si son muy grandes)
1 medida (del vaso de yogur) de almendra molida
2 medidas y algo más (del vaso de yogur) de harina de repostería
2 medidas (del mismo vaso) de azúcar
1/2 medida (otra vez del mismo vaso) de aceite de girasol
16 gr. de impulsor químico (1 sobre de levadura Royal)
1 manzana más bien grandecita de la variedad que prefiráis (nosotros Fuji)
canela 

Preparación:

1. Pon música y enciende el horno a 200º
2. En un bol, casca los huevos y bátelos con el yogur y el azúcar.
3. Añade el impulsor, una buena pizca de canela y la almendra. Bate.
4. Añade la harina, tamizándola con un colador, y bate hasta que se integre.
5. Añade el aceite y bate de nuevo. Deja reposar.
6. Pela la manzana, descorazónala y córtala en pequeños dados, como de medio centímetro de lado. Añade la manzana a la masa obtenida en 5. Remueve bien para que se disperse regularmente.
7. Aceita el molde elegido y espolvoréalo de harina. Procura llegar a todos los rincones del mismo. 
8. Coloca la masa en el molde y espolvorea más canela por encima.
9. Hornea a 180º con calor arriba y abajo, hasta que al pinchar un palillo de brocheta este salga seco. En nuestro caso, con molde tipo rosca, 30 minutos.
10. Deja enfriar antes de desmoldar. 

Consejos extra (y gratis oiga) para bizcochear:

- La harina para repostería es más floja y da mejores resultados que la normal o la de fuerza. No confundir con la llamada "bizcochona" que es una harina a la que se ha añadido el impulsor. Si utilizáis esta última, prescindid de la levadura.
- La cantidad de harina puede variar, dependiendo, sobre todo, del tamaño de los huevos. Encontrarle la textura a la masa es el quid de la cuestión bizcochera. Tiene que quedar fluida pero espesa, que se pueda trabajar con las varillas manuales, que se ponga en su sitio sola pero que le cueste un poco. Es más fácil verlo que explicarlo. Es mejor no pasarse, eso sí, así que empezad echando dos medidas y sumad un puñadito si veis la masa demasiado líquida.
- Conocer a tu horno es el otro punto importante. El bizcocho necesita subir con un golpe de calor y acabar de hacerse más tranquilamente, por eso calentamos el horno más alto de la temperatura de cocción, pero incluso, pasados los diez primeros minutos, puedes bajarlo un poco más si ves que va muy rápido. Y si ves que el calor superior lo tuesta demasiado, puedes dejar la función de aire. Hay quien recomienda taparlo con papel de aluminio si lo vemos muy tostado, pero nosotros preferimos no abrir la puerta del horno hasta el final.
- Acuérdate de tamizar la harina. Puede parecer una pijada, pero introduce aire en la masa, lo que le da esponjosidad.
- En cuanto al batido, nuestra experiencia es que es mejor empezar batiendo a tope los huevos con el azúcar y ser más suave al incluir la harina. Nosotros dejamos la mayor parte de la grasa (el aceite) para añadirlo al final, y no sabemos por qué, pero también ayuda a que la textura sea mejor.
- El molde elegido puede hacer que cambie el tiempo de horneado. Nosotros nos estamos aficionando mucho al de tipo rosca, con agujero en el centro. Ahorra tiempo y hace que la cocción sea más uniforme. Si queréis utilizar un molde redondo, tened en cuenta que el centro tardará más en hacerse. Lo mismo pasa si usamos un molde rectangular, del que sacaremos un bizcocho de más grosor.  

Cualquier cosa que se os ocurra para mejorar estos consejos, podéis añadirla en la sección de comentarios. Nosotros y nuestros bizcochos os estaremos eternamente agradecidos.




4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho este bizcocho mejorado Pep, me llevo la receta para probarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. mmmm que rico! los postres con manzana son de los que más me gustan siempre y este bizcocho tan completo me encanta. ¡te ha salido riquísimo!
    un beso!
    elbauldelasdelicias.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Menuda pinta más estupenda tiene este bizcocho, me llevo un trozo

    ResponderEliminar
  4. Un bizcocho bien completito y rico. Tiene que estar muy tierno y jugoso con esos ingredientes. Como a mí me gustan! Me llevo un pedacito.
    Un besote!

    ResponderEliminar